Gatos en la vejez: 840 mil adultos mayores declaran que sus ingresos no les permiten satisfacer sus necesidades

La estructura de gastos de los adultos varía significativamente con el pasar de los años. La vejez implica cambios tanto en las rentas como en la forma en que estas se desembolsan, muchas veces en función de la salud.

La población de nuestro país está envejeciendo aceleradamente, hoy el 16,2% de la población es adulto mayor, según cifras del Censo 2017.

Uno de los principales desafíos de esta realidad, tiene que ver con la calidad de vida de quienes pertenecen a este grupo etario y la realidad de sus ingresos. Según el estudio “Generación silenciosa: Una mirada a las personas mayores en Chile” del programa de Conocimiento e Investigación en Personas Mayores, Cipem, impulsado por la Universidad del Desarrollo y la Caja de Compensación Los Héroes, un tercio de los adultos mayores no alcanza a cubrir sus necesidades con sus ingresos.

Según el estudio, el 38% de los adultos mayores declara que sus ingresos mensuales son menores a $200 mil, mientras que un 44% percibe entre $200 mil y $499 mil al mes; un 13% entre $500 mil $999 y solo un 5% sobre $1 millón mensual.

De acuerdo a la información entregada por el estudio, el 21% de las personas mayores señala que su situación económica es buena, mientras que el 16% asegura que su condición es mala.

Por otra parte, según cifras de la Encuesta Casen 2017, los adultos mayores indican que, en promedio, su gasto mensual alcanza los $289 mil, mientras que el 50% de los adultos mayores presenta un desembolso máximo mensual de $200 mil. Al mismo tiempo se observan diferencias significativas según género. En promedio los hombres gastan $358 mil al mes, mientras que las mujeres unos $230 mil. Es decir, un hombre mayor de 60 años tiene un gasto 52% superior al de una mujer.

Asimismo, 1 de cada 3 adultos mayores (840 mil) declaran que sus ingresos no les permiten satisfacer sus necesidades básicas, porque no cuentan con ingresos suficientes y un 19% de los hogares compuestos solo por personas mayores tiene una preocupación permanente por no tener suficientes alimentos.

La estructura de gastos de los adultos varía drásticamente con el pasar de los años. La vejez implica cambios tanto en las rentas como en la forma en que estas se desembolsan, muchas veces en función de la salud. Sin embargo, es fundamental que, dado el importante aumento de hogares de personas mayores en nuestro país durante los últimos 10 años, avancemos en el desarrollo de investigaciones en materia de vejez y envejecimiento que permitan aportar a la generación de nuevas políticas públicas, oportunas y eficaces que contribuyan a responder las demandas y necesidades de las personas mayores.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *