Según Mañalich, esto conlleva una serie de consecuencias graves y peligrosas para la población de este grupo etario, debido al crecimiento que viene sufriendo el mismo en las últimas décadas. Actualmente una persona se jubila a los 65 años, pero pueden vivir incluso 30 más, relató Mañalich.

Lo que tenemos hoy día es gente que parece que está demenciada, y lo que pasa es que tiene dosis y niveles altísimos de medicamentos antidepresivos, sedantes en la sangre“, afirmó el titular de Salud, haciendo referencia a la sobremedicación, que estaría afectando tanto por las mezclas como por las cantidades a los adultos mayores.

El ministro destacó que los ocho compuestos en promedio muchas veces son recetados “Sin que haya relación o un análisis de los conflictos que pueda haber entre los medicamentos”.

Ocho compuestos químicos cada día, y ha ocurrido varias veces que viene un especialista y la persona que estaba postrada, no caminaba, renace, vuelve a estar activo, a conocer a sus familiares“, aseguró Mañalich.

En ese sentido, Mañalich, hizo un mea culpa y manifestó que el alto consumo de medicamentos es un problema que como Gobierno no han atendido, aunque también apuntó a la responsabilidad de los profesionales de la salud.