ADULTOS MAYORES, SENTIMIENTOS Y PREJUICIOS

 Escrito por Leonardo Silva

Los prejuicios siempre han existido, sus sentimientos son profundos, en el siguiente análisis investigativo los invitamos a conocer más de su realidad, con ello, conocer e identificar sus problemáticas y apoyar sus decisiones que favorezcan su vida.

–              Sentimiento de Eupatía: Consiste en sentirse bien, implicando una adaptación a sí mismo como radicalmente valioso.

–              Aprecio a sí mismo y a la Auto – aceptación: Significa llegar a reconocer sus cualidades y logros con sencillez. Al igual que sus fallas y errores, sin por eso sentirse fracasado y frustrado.

–              Sentimiento de simpatía: Consiste en sentirse bien con los demás y a causa de los demás.

–              Sentimiento de Autonomía: Significa ser uno mismo lo que genera una convicción de que a pesar de las limitaciones físicas que pueden existir a causa de la edad o de otros motivos, la persona vale por sí misma, por lo que es y por lo que puede llegar a ser .

–              Sentimiento de Anástasis: Simboliza levantarse y ponerse en pie dado que genera una convicción de que a pesar del paso de los años, no se puede dejar de crear, pensar, soñar y producir.

 Con relación al último sentimiento mencionado, el Adulto Mayor que la vive, logra vencer los prejuicios y estereotipos sociales, que considera que una persona mayor carece de resolución o de valor para enfrentar situaciones nuevas. Este sentimiento entre anástasis es el que también da sentido a la muerte. Quien vive de manera anastasística, encontrando el sentido de la vida hasta el último momento, es la persona que por lo mismo experimenta que la muerte no tiene la última palabra, y es un hombre o mujer que irradia esperanza y se prepara para el bien morir.

Los sentimientos mencionados, también contribuyen a fortalecer la auto-percepción del Adulto Mayor porque influye en factores tales como:

–              Autoestima

–              Significado y Sentido de Vida

–              Facilidad de Adaptación.

Que la autoestima sea positiva o negativa en alza o en baja no es indiferente puesto que de ella depende de la manera que cada uno tiene para enfrentar la vida, valorarse a sí mismo y valorar a los demás.

Por ello es crucial, considerar dichos aspectos en el bienestar e integridad de las personas mayores.

Ahora bien, en la relación con el medio, el adulto mayor busca ser partícipe de un sistema social – urbano en el que pueda complementar con su actividad y actitud reflexiva. Por tanto, es necesario promover medios para su bienestar social, pues siempre tiene la disposición de compartir su opinión y conocimiento. Dicho carácter participativo y social, propone una constante alternancia con otras generaciones, con lo que interactúa sin perder su individualidad. Este carácter participativo se ve fortalecido al estar en disposición grupal con sus pares, pues juntos se expresan en actividades, por motivos comunes.

En Chile se estima que existen cerca de 250 mil Adultos Mayores Organizados y más de 9 mil agrupaciones, entre Clubes y Uniones Comunales. Estas organizaciones sociales que trabajan en equipo, actúan en torno a sus objetivos comunes que permiten dar respuesta a sus necesidades. A través del trabajo que ahí se realiza, se facilita el desarrollo, la integración y el mejoramiento de la calidad de vida de sus miembros.

Todos estos logros pueden ser asociados al desarrollo de los sentimientos mencionados para poder enfrentar los obstáculos inminentes que se le presentan.

En consideración a la relación del Adulto Mayor con su entorno físico cabe mencionar que busca lugares dentro de su actitud reflexiva, que le permitan ser partícipe y dinámico del entorno de actividades. Hace uso del mobiliario urbano con una disposición estratégica inserta en un sistema, busca siempre horizontes de lo inmediato para participar tanto como actores o espectador.

Su vivienda condiciona su calidad de vida, y espontáneamente busca respuestas al asociar la infraestructura de acuerdo a sus necesidades.

Al integrarse al resto de la sociedad, combina expectativas, sabiduría y gustos en mayor o en menor grado, dependiendo de su memoria asociativa. Albergan un sentimiento de pertenencia que le da sentido a la vida, en cuanto descubren y se vinculan a un entorno accesible e independiente.

Una persona que goza de un carácter contemplativo, genera una dinámica que lo identifica ante el resto de la población.

Por ello, la constante está en ofrecer al Adulto Mayor vivir dentro de escenarios perceptuales, no sólo a la visión, sino a todos los sentidos ya que es un porcentaje que reconoce formas, espacios y elementos por asociación a imágenes y recuerdos. Dicha situación la reconoce a través de elementos, por lo que se familiariza e identifica.

Por tal motivo, la integración por el Adulto Mayor, debe ser considerada como una modalidad tanto física como social, en la que se le haga protagonista con toda la participación como ellos estimen conveniente.

La libertad de incluirse dentro de la comunidad debe de ser guiada por las propias personas mayores, y no se debe de aislarlo ni hacerlo dependiente tempranamente. Con ello hay que desarrollar y establecer una “amabilidad de las formas”, en las relaciones sociales y/o comunicativas, para que puedan integrarse plenamente a la sociedad en su etapa vital.

Al respecto se considera que la jubilación no puede significar una ruptura con las actividades sociales y la participación en la vida cotidiana.

Una de las formas para afrontar dicha etapa es a través de la participación voluntaria en las distintas agrupaciones y medios. Esto porque contribuye a dar sentido a sus vidas y al desarrollo de un envejecimiento saludable y activo. Por ello hay, sin duda, una relación social tanto a otras generaciones como a la alternancia con sus pares.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *